El rincón del Sensei

Nunca ignores un golpe de hombro.